Seguro Vehículos

Elegir el seguro de coche que se ajuste a tus necesidades y a las de tu coche es fundamental para ahorrar. Optar por un seguro de coche a terceros, a todo riesgo o con franquicia depende de qué coche tengas y el uso que le des a este.

El seguro de coche es obligatorio, da igual el coche que tengas, tu edad, los años que haga que te sacaste el carné o incluso si lo vas a tener parado en el garaje. Si el coche está dado de alta en tráfico debe tener un seguro.

El gasto vas a tener que hacerlo, pero si tienes en cuenta una serie de factores podrás contratar el seguro que mejor encaje con las necesidades de tu coche y con tu perfil como conductor y, además, al precio que mejor se ajuste a lo contratado.

Conocer los tipos de seguros que existen y qué cubre cada uno te ayudará a definir mejor lo que necesitas:

Seguros de coche a terceros

Estos son los seguros más básicos, pues incluyen únicamente la Responsabilidad Civil Obligatoria (RCO). Esto es, en el caso de accidente, solo los daños que hayas ocasionado a un tercero serán cubiertos.

Este tipo de pólizas suelen contratarse para coches antiguos con un valor de mercado muy bajo. Ten en cuenta que contratar un seguro por encima de las necesidades de tu coche, en el caso de que sufras un siniestro, la cantidad que percibas seguramente sea muy baja.

Seguros de coche a terceros ampliado

Esta es la segunda modalidad de lo que definimos como seguro de coche a terceros. En este caso, además de las coberturas ya mencionadas, se incluyen otras.

Si tu coche no es nuevo, pero tampoco viejo, está claro que te gustaría tener la tranquilidad de que si alguien te lo robara, tuvieras la mala suerte de que se incendiara, tu seguro te lo cubriese.

Ante dichas situaciones, el Seguro de coche a terceros ampliado es tu opción. Como su propio nombre indica, es una ampliación del seguro a terceros, que añade a la lista de coberturas el robo del vehículo, el incendiorayo o explosión y, por supuesto, la reparación o reposición de lunas.

Así, en ningún caso estarás asegurando más de la cuenta tu coche, pero tendrás la tranquilidad de contar con todas las coberturas necesarias y a un precio muy competitivo que te ayudará a ahorrar.

 

Seguros de coche a todo riesgo

Está claro que si te acabas de comprar un coche querrás que no haya nada que te pueda preocupar al volante. Por eso, en este caso elegir un seguro a todo riesgo sí es la opción más acertada.

¿Por qué? Porque, por ejemplo, si tienes un coche nuevo y te lo roban, quieres que tu seguro te indemnice por su pérdida. Porque si sufres un accidente, seguramente querrás que no solo los daños del tercero sean cubiertos, si no los de tu coche y los tuyos propios.

Además, si eres de los que no mueves mucho el coche o, por ejemplo aparcas en garaje, quizás tengas menos posibilidades de sufrir algún percance. En este caso podrías reducir el precio de tu seguro a todo riesgo contratando una franquicia.

Con esta modalidad bajarás el precio del seguro pues parte del coste, en el caso de tener un accidente, lo asumirás tú. Es decir, imagina que has contratado un seguro a todo riesgo con franquicia de 300€ y sufres un percance que supone 700€ arreglarlo. En este caso, tú asumirías los primeros 300€ y la aseguradora el resto.

De esta forma, asumiendo que la posibilidad de que sufras un accidente es baja, conseguirás bajar el precio de tu seguro a todo riesgo, pero tendrás la tranquilidad de que tu coche está cubierto en todo los sentidos.

Ponte en contacto con nosotros y empieza a ahorrar en tu seguro desde ya.

 

 

REF: AUTO // Stock: Disponible